About Us

BREVE HISTORIA DEL PEN-CLUB

El Pen Internacional se fundó en1921. En los comienzos y años sucesivos los idiomas de trabajo eran sólo el inglés y el francés. En Cuba, a mediados de la década de los 40 se creó una filial en Cuba, a iniciativas de Jorge Mañach, centro que se terminó a principios de los 50. El último presidente de dicho PEN fue Octavio Costa, conocido intelectual que se exilió en Estados Unidos escapando del régimen totalitario castro comunista.
En 1997, un grupo de escritores exiliados (modestamente, a iniciativas mías) decidimos crear en el exilio otra filial del PEN Internacional en el exilio, lo cual está comprendido en las regulaciones de dicho, en los casos de un país con dictadura, donde se suprime o limita la libertad de expresión, y existe en el exilio un número suficiente de escritores en exilio que representen la cultura de ese país en el exterior. (Fue siempre norma jurídico-moral, que no se acogiera ningún centro o filial en un país de dictadura, donde el gobierno maneja dicha entidad cultural).
En Congreso 64 del PEN Internacional, que se efectuó en Edimburgo, fui designado yo, a por el grupo gestor de nuestra filial en exilio. y acudí a dicho Congreso. Allí se aceptó nuestro PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio, y desde entonces nuestra filial ocupó un puesto en dichos congresos anuales, representando la cultura cubana en el exilio, donde previamente hice el juramento de que lucharíamos luchar por la libertad de expresión en Cuba y cualquiera otra parte del mundo. Así me lo exigió el entonces presidente del Pen Internacional, el escritor inglés Ronal Harwood. En dicha Asamblea había representantes de alrededor de 90 países.
Nuestra filial designó a Octavio Costa como Presidente de Honor, que fue ahora uno de los iniciadores del nuevo PEN Cubano. de modo que habiendo sido Costa el último presidente del PEN aquel de los años 40 en la Isla, y ahora el primer Presidente de Honor del nuevo PEN cubano, este nuevo centro era la continuidad historia del que existió en el pasado en la Isla.
Nuestro centro ha asistido a más de 15 congresos del PEN Internacional, en distintos países. Ha mantenido una constante actividad cultural no sólo en Miami, sino también en Nueva York, con nuestros miembros allí radicados, puesto que nuestro PEN no es solo de Miami, sino de todos los escritores exiliados, ajenos a la cultura oficial del sistema castro comunista. También hemos sido fundadores de la Fundación Iberoamericana del PEN, constituida por los centros de PEN en los países de Iberoamérica, incluido en PEN de Galicia. (Es de recordar al efecto, que nuestro centro llevó a efecto, a nuestras expensas, en el año 2004, un mini congreso en Miami, con la concurrencia de representantes de todos los centros de Hispanoamérica y la asistencia del Presidente entonces del PEN Internacional, al que la Alcaldía de Miami, le otorgó la "Llave de la Ciudad".). Hemos publicado tres libros con textos de nuestros escritores hemos sido fieles a los postulados establecidos por el PEN Internacional, en donde se postula, entre otras cláusulas lo siguiente.
"El PEN defiende el principio de la transmisión sin barreras del pensamiento....Sus miembros se comprometen a oponerse a toda forma de supresión de la libertad de expresión en el país, así como en el ámbito mundial... El PEN se declara partidario de una prensa libre...Cree que el avance necesario hace que la libre crítica de los gobiernos, administraciones e instituciones sea imperativa".
Queremos agregar que nuestra filial promovió la candidatura de Guillermo Cabrera Infante para el Premio Nobel de Literatura. Y designó públicamente como miembros de Honor a los poetas Raúl Rivero y Manuel Vázquez Portal, mientras ellos en Cuba estaban en prisión, precisamente por luchar por la libertad de expresión entre los demás derechos humanos.

Ángel Cuadra.
Presidente de Honor
PEN-CULB de Escritores Cubanos Exiliados.

HISTORIA DEL PEN CLUB EN CUBA
Por: Daniel I. Pedreira

Para poder hablar sobre la presencia del P.E.N. en Cuba, necesitamos remontarnos a la fundación del P.E.N. Internacional. En 1921, la poetisa y novelista inglesa C.A. Dawson Scout propuso la idea de crear el P.E.N. Internacional. La organizaciόn quedό constituida en 1923 con el novelista inglés John Galsworthy a la cabeza. Este presidiό la organizaciónόn hasta su fallecimiento diez años después. Para la fecha ya se habían establecido filiales del P.E.N. en Francia y en España. Sucede a Galsworthy en el cargo el notado novelista H.G. Wells, siendo a su vez sustituido por el escritor francés Jules Romans.
Durante esta época se vivian tiempos convulsos en el mundo, particularmente en Europa. Para 1939, apenas dos décadas después del final de la Primera Guerra Mundial, el fascismo se arraigó en Italia y Alemania, mientras que, en solo tres años la Guerra Civil española forzó el exilio de muchos escritores y otros intelectuales.
Fue en ese mismo año que se celebró el Congreso del P.E.N. Club en Nueva York. Entre los invitados estuvo presente un intelectual cubano clave para la cultural y la historia del país: el Dr. Jorge Mañach Robato. Nacido en Sagua la Grande en 1898 y graduado de Harvard, Mañach fue uno de los fundadores del Grupo Minorista, una agrupación de intelectuales cubanos interesada en el estudio del significado de la cubanidad. Durante esta época fue miembro del Partido ABC, y como tal fue electo delegado a la Asamblea Constituyente de 1940.
Siendo profesor en aquel entonces del Departamento Hispánico de la Universidad de Columbia, el entonces Secretario Internacional del P.E.N., el dramaturgo Hermon Ould, exhortó a Mañach a que constituyera el capítulo del P.E.N. Club en Cuba.
Pasarían varios años desde que le hicieran aquella petición al Dr. Mañach para que el P.E.N. cubano se hiciera realidad. Los sucesos de la Segunda Guerra Mundial involucraron en Cuba, la cual se unió a la lucha aliada en contra del fascismo. Durante este período, Mañach fungió como Ministro de Estado. El fin de la Guerra en 1945 y la fundación de las Naciones Unidas el mismo año crearon un estado de optimismo alrededor del mundo, y las organizaciones no-gubernamentales se convirtieron en las protectoras de la paz y la concordia durante los primeros meses de la posguerra.
Fue dentro de este marco histórico que, finalmente, Mañach, junto a 36 Socios Fundadores, pudo establecer el P.E.N. Club de Cuba en su casa, el 21 de septiembre de 1945. Entre estos Socios Fundadores se encontraban algunos de los intelectuales más importantes que ha dado Cuba: José María Chacón y Calvo, Gastón Baquero, José Z. Tallet, Herminia del Portal, Enrique Labrador Ruiz, Miguel de Marcos, Federico de Ibarzabal, José Antonio Fernández de Castro, Francisco Ichaso, Rafael Suarez Solis, Gustavo Urrutia, Arturo Alfonso Roselló, Ramiro Guerra, Emeterio Santovenia y Rafael Estenger. También participaron intelectuales españoles exiliados, incluyendo a María Zambrano, Rafael Pérez Lobo, Lino Novas Calvo, Luís Amado-Blanco y Antonio Ortega.
Un par de días más tarde apareció en la prensa cubana el anuncio de la creación del P.E.N. Club cubano, declarando que (cito): “Por mucho tiempo se ha dejado sentir en Cuba la conveniencia de crear y mantener una sociedad de escritores merced a la cual se hiciesen visibles y cobrasen fecunda eficacia el sentimiento de solidaridad que naturalmente existe entre los hombres de letras y el reconocimiento de los intereses comunes que los unen por encima de todos los matices específicos de opinión. Estos intereses son, fundamentalmente, la libertad de pensamiento, la sustentación de la dignidad de las tareas creadoras y críticas del espíritu y la preservación y fomento de condiciones externas propicias a la actividad cultural.”
El primer encuentro oficial del P.E.N. cubano se realizó mediante un almuerzo en el Restaurante París (hoy conocido como El Patio), en la Plaza de la Catedral de La Habana, el jueves, 4 de octubre. Además de los socios fundadores, también acudieron Mariano Brull, Regino Pedroso y Nicolás Guillén. En ese almuerzo comenzó el P.E.N. cubano a denunciar los abusos a la libertad de expresión mediante un mensaje de protesta al General Edelmiro Farrell, Presidente de la República Argentina, por su represión en contra de escritores, profesores y estudiantes en la hermana república. Se fijaron las reuniones para el primer jueves de mes, y el Dr. Mañach ofreció un discurso titulado “Convivencia y valoración”, mediante el cual expresó algunos puntos claves en relación a la naturaleza y las metas de la nueva filial del P.E.N. Internacional. Dijo el Dr. Mañach:
“No es necesario que hagamos de esto una academia, ni que nos andemos exhibiendo aparatosamente nuestras ideologías y nuestras estéticas para que, de la conversación sencilla y cordial, surjan corrientes de comunicación que revelen con inigualada intimidad lo que cada cual quiere para su obra. Detrás de cada criatura del espíritu, como de la carne, hay un ensueño de amor que fue su semilla y que sólo por el corazón se adivina. La cordialidad es, pues, conocimiento también, y la convivencia fraterna no tiene por qué frustrar la crítica.” “Ni va a ser el P.E.N. Club, por supuesto, una bolsa cerrada de valores literarios. En primer lugar, no estamos cerrados a nada ni a nadie, como no sea a las ventoleras de la pasión o de la simple vacuidad. En segundo lugar, siempre conservaremos nuestros democráticos respetos por las libres cotizaciones de la acera, que es por donde transita nuestra más cara clientela. En fin: lo único que queremos es servir a la cultura cubana sin rigideces ni pedanterías, y honrar nuestro oficio.”
Ese mismo mes, el P.E.N. cubano lanzó su boletín oficial, titulado Sobremesa del P.E.N. Club. Por este medio, el Club divulgaba noticias sobre sus actividades y la incorporación de nuevos miembros.
Pronto se sumaron como Socios Numerarios Luís Felipe Rodríguez, Raimundo Lazo, Mirta Aguirre, Manuel Navarro Luna, Edith García Buchaca, Francisco Pares Canels, Eduardo Ortega y Gasset, Juan Chabás Martí, Raul Maestri y Jorge Luís Martí. El P.E.N. cubano se convirtió en una organización abierta a las diferencias políticas y raciales, dando la bienvenida a miembros de distintos orígenes. Tiempo después, la presidencia del P.E.N. Club de Cuba pasó al periodista Francisco Ichaso Macías. Nacido en Cienfuegos en 1901, como Mañach fue miembro del Partido ABC y delegado a la Asamblea Constituyente de 1940, integró el Grupo Minorista y participó en la Revista de Avance.
Más tarde, historiador Octavio R. Costa ocupó la presidencia del P.E.N. Club de Cuba. A la llegada de la dictadura castrista a Cuba en 1959, las organizaciones no-gubernamentales como el P.E.N. Club quedaron suspendidas y prohibidas, convirtiendo al Dr. Costa en el último presidente del P.E.N. Club en Cuba.
Tristemente, los tres presidentes del P.E.N. Club de Cuba vivieron sus últimos años en el exilio: Mañach falleció en Puerto Rico en 1961, Ichaso en México en 1962, y Costa en California en 2005. Igual fallecieron en el exilio un gran número de sus miembros. Hoy, la valoración del P.E.N. Club de Cuba por algunos intelectuales en la isla concluye que la organización (cito) “verdaderamente quedó como otro empeño colectivo frustrado... [y] es muy cierto que el P.E.N. Club de Cuba tuvo una efímera y accidentada existencia.” Como escucharán en las presentaciones de los otros panelistas, esta es una visión errónea y malintencionada de una de las organizaciones más importantes y menos estudiadas en la historia de Cuba.

NUESTRA MISIÓN

Desde nuestra fundación y adhiriéndonos a los reglamentos, que desde 1921 han regido los destinos del PEN Internacional y los diferentes centros de PEN, diseminados en continentes y naciones que conforman el planeta tierra, hemos mantenido una lucha sostenida y constante en defensa de todas las libertades inherentes al ser humano; haciendo hincapié en aquellas que atañen a escritores, poetas, periodistas, ensayistas. En resumen, intelectuales y creadores de todas las vertientes que conforman un pensamiento respetuoso e inclusivo en el cual se respete la opinión discrepante y ajena, siempre y cuando se manifieste democráticamente y no atente contra la integridad física y mental del exponente.
Reiteramos que uno de nuestros objetivos es defender el derecho de todo cubano de espíritu libre a pensar, expresarse y difundir su criterio sin barreras. Sin temor a que una mano opresora pueda limitar su alcance.

Junta Directiva.

FUNDADORES DEL PEN CLUB DE ESCRITORES CUBANOS EN EL EXILIO

Octavio R. Costa - Reinaldo Bragado Bretaña - Ángel Cuadra - Armando de Armas - Indamiro Restano


Octavio R. Costa: Nace en San Cristóbal, provincia de Pinar del Río, Cuba, el 12 de junio de 1915. Abogado, historiador, último presidente del PEN de Escritores en Cuba. Se graduó de abogado en la Universidad de La Habana, en 1940. Costa proviene de esa estirpe de escritores que se asoma a casi todas las ramas del saber y la cultura, desarrollando una obra múltiple aunque el énfasis se inclinara a unas de las actividades más que otras, casi siempre la literatura y la historia. Muy joven se dio a conocer como biógrafo, ganando dos concursos convocados por la Academia de la Historia de Cuba en 1945 y 1947, con sendas obras sobre Antonio Maceo y Juan Gualberto Gómez. Antes había escrito la biografía de Emeterio Santovenia, bajo el título Santovenia, historiador y ciudadano, y 10 cubanos. Fue en la década de los 90 en que escribió la biografía de otra luminaria del exilio cubano, Dr. Luis J. Botifoll. Su bibliografía activa incluye 25 libros y miles de artículos periodísticos. Los títulos de sus obras delatan su trascendental temática humana e histórica: Variaciones en torno a Dios, el tiempo, la muerte y otros temas, Perfil y aventura del hombre en la historia, El impacto creador de España sobre el Nuevo Mundo, Raíces y destinos de los pueblos hispanoamericanos, Imagen y trayectoria del cubano en la historia y Bajo mi terca lucha contra el tiempo, entre otros. Fue articulista de las páginas de opiniones de Diario Las Américas. El último reconocimiento a su vida y su obra se lo tributó el Colegio de Periodistas de Cuba en el Exilio, otorgándole el "Premio Nacional de Periodismo 2004. Falleció en Los Ángeles, California, en el 2005, a los 90 años de edad.


Reinaldo Bragado Bretaña: Nació en La Habana en 1953 y falleció en Miami en el 2005. Narrador, poeta y ensayista. Se graduó de Licenciatura en Historia en la Universidad de La Habana. Su inconformidad con el régimen comunista de Fidel Castro lo convirtió en preso político en 1977. Fue parte junto a Ricardo Bofill, del importante y decisivo Comité Cubano Pro Derechos Humanos. Al salir de prisión en 1981, Bragado se mantuvo en la oposición y escribiendo una obra literaria que publicó cuando logró salir al exilio. En 1988. Entre sus libros se encuentras Bajo el sombrero, La ciudad hechizada, La estación equivocada, La muerte sin remitente, La noche vigilada, Curazao 24: cuidado con el perro. También, de las piezas póstumas, La alcantarilla mágica y Después de la vigilia. Hasta su fallecimiento fue columnista de Diario Las Américas.


Ángel Cuadra: Nació en La Habana, Cuba. Se graduó de Doctor en Derecho en la Universidad de La Habana y en el Seminario de Artes Dramáticas del Teatro Universitario en La Habana. Fue uno de los fundadores del Grupo Literario Renuevo, en 1957. Y ejerció la profesión de abogado durante once años, hasta 1967. Opositor también de la dictadura de Fulgencio Batista, antes de 1959, fue detenido en 1967 por actividades políticas subversivas contra la dictadura castrocomunista, y sancionado a quince años de prisión. En octubre de 1980 el PEN Club de Suecia lo nombró “miembro de honor” del mismo. En marzo de 1981, Amnistía Internacional lo seleccionó como ‘el prisionero de conciencia del mes’ en el mundo. Emigrado a Estados Unidos en 1985, obtuvo una maestría en Estudios Hispánicos en la Universidad Internacional de la Florida. Fue profesor del Seminario de Teatro Prometeo, del Miami Dade College. Y desde hace algunos años escribe una columna semanal en Diario Las Américas. Ha publicado los libros de poesía Peldaño, Impromptus, Tiempo del hombre, Poemas en correspondencia, Esa tristeza que nos inunda, Fantasía para el viernes, Las señales y los sueños, Réquiem violento por Jan Palach, De los resúmenes y el tiempo y 10 sonetos ocultos. Además, el ensayo Escritores en Cuba Socialista. Ha ganado, entre otros, los premios de poesía Rubén Martínez Villena (Universidad de La Habana, 1954), Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York (1958), Premio Presidencial del PEN Club de Los Ángeles, Premio Amantes de Teruel, y el Premio de Poesía José María Heredia de la Asociación de Críticos y Comentaristas de Arte (ACCA), por su libro La voz inevitable.


Armando de Armas. Santa Clara, Cuba, 1958. Narrador, ensayista y periodista. Es licenciado en Filología por la Universidad Central de Las Villas. En los años noventa formó parte del movimiento de Derechos Humanos y de cultura independiente que se manifestaba dentro de la isla. En 1994 logró escapar de Cuba con un grupo de amigos en un barco, recibiendo posteriormente asilo político en Estados Unidos. La revista Lettre International, de Berlín, publicó en 1999 una extensa crónica suya sobre la fuga desde la isla. El 2 de septiembre de 1995 sobrevivió al naufragio del barco Sundown II, en el Estrecho de la Florida, que formaba parte de la Flotilla Democracia, compuesta de exiliados cubanos que se dirigían a La Habana a protestar contra el régimen cubano. En el 2007, formó parte de una delegación de líderes del exilio cubano y de legisladores del Congreso de los Estados Unidos que, invitados por el Gobierno de Polonia, firmaron junto al presidente polaco, Lech Kaczynski, el Acuerdo por la Democracia en Cuba, en la ciudad polaca de Lubian. De Armas escribe para la página Radio y Televisión Martí. Es autor de, entre otros, Mala jugada, La tabla, Mitos del antiexilio, Los naipes en el espejo, Caballeros en el tiempo, Escapados del paraíso y El guardián en la batalla.


Indamiro Restano. Es Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Fundador de la Prensa Independiente en su país (APIC), en 1989. Es encarcelado en 1991 y condenado a 10 años. Escribe en la cárcel el libro de poesía Cuba, el cual es sacado clandestinamente de la Isla y publicado en Francia por la organización Periodistas sin Fronteras. Tras cumplir 3 años de prisión es puesto en libertad por la intercesión de Madame Mitterand, primera dama de Francia. Participó en el 49th World Newspaper Congress realizado en Washington, DC, 1996, representando al Buró de la Prensa Independiente de Cuba. En la década de los 90 recibe el Premio del Pen Club de New York. También el Pluma de Oro de la Libertad otorgado por el World Press Freedom Comitte. De su libro Oru, el poema dedicado a la deidad marina Olokun, fue llevado a pieza sinfónica por la Orquesta Filarmónica de Oslo y forma parte de un CD realizado por el grupo The Hobbestad Ensemble de Noruega (1999). Entre sus libros se encuentran Enigma en la sangre, El sentido heroico del ser y Los asesinos de Dios.

Estatutos

2018 All rights reserved. Powered by DigitArtGroup